PUBLICACIONES /

VALORACIÓN DE PRUEBAS DIGITALES EN EL JUICIO DE NULIDAD

Ricardo Córdova López
Abogado Fiscalista
Perseus Consultores

En el tema de ofrecimiento, desahogo y valoración de pruebas dentro del Juicio de Nulidad, que se dirime ante las Salas Regionales o la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, los Contadores Públicos y más aún los Abogados –estos últimos quienes por lo regular, son los que litigan los asuntos fiscales en el citado Tribunal- muy a menudo nos hacemos la siguiente pregunta: ¿qué tipo de pruebas son aceptadas dentro del juicio de nulidad? o incluso, ya en el desarrollo del juicio contencioso, nos intriga la duda en saber, si al ofrecer alguna prueba que estamos en posibilidad de aportar dentro del juicio, esta será aceptada y por lo tanto desahogada por el Magistrado instructor del juicio, al momento en el que dirima las controversias y actos de violación argumentados dentro del juicio, cuando se dicte la sentencia definitiva respectiva.
 
En la presente publicación, nos enfocaremos únicamente respecto a lo que concierne a la impresión de una pantalla, en la que los contribuyentes realizan consultas al resultado de la opinión de cumplimiento de obligaciones fiscales, la cual, puede ser consultada en el portal del Servicio de Administración Tributaria, por cualquier persona interesada en realizar alguna operación comercial o de servicios con el contribuyente –digamos que dicha posibilidad de consulta, fue creada por el legislador específicamente para que la Administración Pública Federal, la Administración Centralizada, Paraestatal o la Procuraduría General de la República puedan verificar la información para contratar con los particulares- ya que de conformidad con la Miscelánea para el ejercicio fiscal 2016, los contribuyentes pueden realizar consultas específicas sobre su situación fiscal real y concreta.
 
De conformidad con la fracción I, del artículo 46 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, harán prueba plena dentro del juicio contencioso –entre otras- la confesión expresa de las partes, las presunciones legales que no admitan prueba en contrario, así como los hechos legalmente afirmados por autoridad en documentos públicos, incluyendo los digitales. Aunado a esto, el artículo 32-D del Código Fiscal de la Federación, señala que la Administración Pública Federal o Estatal en su caso, no pueden celebrar contratos de adquisiciones, arrendamientos, servicios o de obra pública con los particulares que no estén al corriente con sus obligaciones fiscales, y la miscelánea fiscal establece la consulta de la opinión de cumplimiento en el portal del Servicio de Administración Tributaria, para probar dicha circunstancia, por lo que, la impresión de pantalla de la mencionada opinión de cumplimiento, nos puede ser de mucha utilidad dentro de un juicio contencioso, para demostrar ante las Salas Regionales o Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa –dependiendo de donde se litiguen los asuntos- el debido cumplimiento de obligaciones fiscales, la inexistencia de créditos fiscales firmes para su cobro, el registro Federal de Contribuyentes.
 
No menos importante resulta señalar, que de conformidad con el artículo 210-A del Código Federal de Procedimientos Civiles –de aplicación supletoria dentro del juicio contencioso administrativo-, se reconoce como prueba dentro de una controversia ante los Tribunales, la información generada o comunicada que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología, y que para valorar la fuerza probatoria de dicha información, se estimará primordialmente la fiabilidad del método en que haya sido generada, comunicada, recibida o archivada y, en su caso, si es posible atribuir a las personas obligadas el contenido de la información relativa y ser accesible para su ulterior consulta, así mismo señala el artículo en estudió, que cuando la ley requiera que un documento sea conservado y presentado en su forma original, ese requisito quedará satisfecho si se acredita que la información generada, comunicada, recibida o archivada por medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología, se ha mantenido íntegra e inalterada a partir del momento en que se generó por primera vez en su forma definitiva y ésta pueda ser accesible para su ulterior consulta.
 
De donde se llega a la conclusión, de que las impresiones que se obtienen al realizar consultas dentro del portal del Servicio de Administración Tributaria, cuentan con valor probatorio pleno dentro de un juicio contencioso, siempre y cuando dicha documental, esté robustecida de fe pública, para que el Magistrado instructor del juicio, valore su contenido y alcances jurídicos, al momento de ponderar los argumentos y pruebas aportadas y emita una sentencia definitiva que sea acorde a las pretensiones de los contribuyentes.
 
Los argumentos que se realizan en la presente publicación, encuentran verificativo en el criterio emitido en sesión de fecha 8 de abril de 2014, por la Segunda Sala de la Segunda Sección del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, criterio que a mayor abundamiento nos permitimos señalar: 
 
 
VII-P-2aS-549
 
PRUEBAS, VALORACIÓN DE LAS. EN EL JUICIO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL.- La Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo adopta el sistema mixto en materia de apreciación de las pruebas, conforme lo dispone su artículo 46, en razón de que, por una parte señala que harán prueba plena la confesión expresa de las partes, las presunciones legales que no admitan prueba en contrario, y los hechos legalmente afirmados por autoridad en documentos públicos, incluyendo los digitales; precisando que si en tales documentos públicos se contienen declaraciones de verdad o manifestaciones de hechos de particulares, los documentos solo prueban plenamente que, ante la autoridad que los expidió, se hicieron tales declaraciones o manifestaciones, PERO NO PRUEBAN LA VERDAD DE LO DECLARADO O MANIFESTADO. Por otro lado, regula que el valor de las pruebas pericial y testimonial, así como el de las demás pruebas, quedará a la prudente apreciación de la Sala. Por último, establece que tratándose de la valoración de los documentos digitales con firma electrónica distinta a una firma electrónica avanzada o sello digital, para su valoración se debe atender a lo dispuesto en el artículo 210-A del Código Federal de Procedimientos Civiles, el cual reconoce como prueba la información que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología. POR SU PARTE, EL ARTÍCULO 63, PENÚLTIMO PÁRRAFO, DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN SEÑALA QUE LAS COPIAS, IMPRESIONES O REPRODUCCIONES QUE DERIVEN DE MICROFILM, DISCO ÓPTICO, MEDIOS MAGNÉTICOS, DIGITALES, ELECTRÓNICOS O MAGNETO ÓPTICOS DE DOCUMENTOS QUE TENGAN EN SU PODER LAS AUTORIDADES, TIENEN EL MISMO VALOR PROBATORIO QUE TENDRÍAN LOS ORIGINALES, SIEMPRE QUE DICHAS COPIAS, IMPRESIONES O REPRODUCCIONES SEAN CERTIFICADAS POR FUNCIONARIO COMPETENTE PARA ELLO, SIN NECESIDAD DE COTEJO CON LOS ORIGINALES. Por lo que valorando las pruebas en cada caso particular, que obran en autos y que fueron ofrecidas por las partes, se tiene que las copias certificadas de la impresión de pantalla del sistema Cuenta Única Darío hacen prueba plena para demostrar la ubicación del domicilio fiscal de la parte actora, frente a copias, impresiones o reproducciones ofrecidas sin certificar.
 
Incidente de Incompetencia en Razón de Territorio Núm. 24588/13-17-10-5/126/14-S2-10-06.- Resuelto por la Segunda Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en sesión de 11 de marzo de 2014, por mayoría de 4 votos a favor y 1 voto en contra.- Magistrado Ponente: Carlos Mena Adame.- Secretaria: Lic. Mónica Guadalupe Osornio Salazar.
 
(Tesis aprobada en sesión de 8 de abril de 2014) R.T.F.J.F.A. Séptima Época. Año IV. No. 38. Septiembre 2014. p. 197